Ipad en el escritorio

La historia del iPad: cómo ha logrado conquistar el mercado de las tablets

Se cumplen 10 años desde que Steve Jobs presentó el primer modelo de iPad, el 27 de enero de 2010. Un producto que para algunos especialistas estaba destinado al fracaso. No solo no fracasó, sino que ha terminado derrotando a feroces competidores en su propio terreno. En este artículo veremos como el iPad venció a las tablets Android.

Sin duda, Apple ha creado un producto redondo para la productividad gracias a un hardware solvente y un software adaptado para este tipo de gadget de grandes dimensiones.

El nacimiento de una idea, la historia de una revolución

»La última vez que hubo tanta emoción acerca de una tablet, tenía escritos los mandamientos» – The Wall Street Journal, previo al lanzamiento del iPad

Jobs presenta el iPad 2010

Como explica Fred Vogelstein en el libro »Como Apple y Google se fueron a la guerra y empezaron una revolución», la idea de una tablet no es nueva y ni siquiera se le ocurrió primero a Apple. Incluso Steve Jobs declaró al Wall Street Journal: «Resulta que la gente quiere teclados… revisamos las posibilidades de una tablet y pensamos que fracasará», esto fue siete años antes del lanzamiento del iPad.

¿Qué hizo que Jobs cambiase de idea? Básicamente la tecnología no estaba lista cuando se abordó la posibilidad inicialmente. Se requería de un procesador potente que no estaba aún disponible, se necesitaba un disco duro porque las memorias flash eran aún muy costosas, las baterías no eran tan fiables, etc.

Pero en 2010 la pregunta que surgió es si había espacio para un nuevo dispositivo y que características únicas debía presentar. Según Jobs, debía superar al iPhone y a los portátiles en tareas como navegar por Internet, escribir emails, ver fotos, vídeos, escuchar música, juegos y leer ebooks. Todo esto por un cuarto del peso y con una duración de batería mayor.

Cosas en las que el iPad es mejor

Según explicó Jobs en la conferencia: «Algunos dirán que se trata de un netbook. El problema es que un netbook no es mejor en ningún aspecto. Tienen pantallas de mala calidad, son lentos, corren sistemas operativos con errores. No son mejores que un ordenador portátil, simplemente son más baratos.»

El enfoque de Jobs partía de la base en que estas tareas se pueden hacer en un iPhone o en un portátil, pero no son cómodas. El iPhone tiene una pantalla muy pequeña y un  ordenador portátil pesa mucho por su teclado y componentes que se necesitan refrigerar; todo esto limita el tiempo que puedes pasar en el dispositivo.

Microsoft ya había lanzado su propia tablet en 2003. Unos años más tarde, en 2009, aunque existía una franja de tablets de consumo, parecía que el único producto exitoso era el Amazon Kindle; aunque estaba lejos de ser una tablet al uso. Básicamente era un lector de libros electrónicos, periódicos y revistas que se leían en una pantalla en blanco y negro. A día de hoy sigue teniendo bastante éxito, el último modelo es el Kindle Paperwhite.

Twitter en una tablet dibujada con un cafe

Jobs tenía claro el potencial del dispositivo. Tendría una curva de aprendizaje pequeña por tratarse del mismo sistema e interfaz del iPhone. Otro punto interesante es que no era necesario el uso del stylus, que tanto odiaba Jobs; como lo hizo saber en la presentación del iPhone.

A pesar de los esfuerzos de la compañía, la repercusión inicial del iPad fue algo tibia. Se criticaba la ausencia de cámara, carencia de multitarea y que básicamente lucía como un iPhone, solo que más grande. La reacción del público se entiende porque era un producto nuevo, no había con qué comparar.

El plan no era que la gente dejara el iPhone para pasarse al iPad, pero si que dejaran a un lado su portátil. Para ello, debían garantizar que la experiencia fuera lo más cómoda y productiva posible. Eso se logró en el software; las aplicaciones son más complejas y poderosas en el iPad, sin abandonar la sencillez de la interfaz táctil.

YouTube en una tablet

Joe Hewitt, programador que creó la versión de Facebook para el iPhone, comentó: «El iPad es una oportunidad increíble para desarrolladores que quieran reimaginar los programas de escritorio y web… francamente, muchas apps son simples juguetes curiosos en un iPhone y ahora pueden ser herramientas completas con características poderosas en el iPad, haciendo que olvidemos sus predecesoras en los ordenadores portátiles.»

Cuando el iPad se puso a la venta en abril de 2010, quedó claro que la reacción inicial tibia del público hacia el dispositivo era solo aparente. Se vendieron 450.000 unidades en la primera semana, un millón al mes y 19 millones en el primer año. En 2011 el iPad se convirtió en el producto electrónico de mayor venta de todos los tiempos.

La historia de las tablets Android

Aunque el primer iPhone se puso a la venta en 2007, en tan solo tres años Google sobrepasó a Apple con su sistema Android en millones de dispositivos y actualmente dominan el mercado global. Cabría pensar que lo mismo pasaría con las tablets, nada mas lejos de la realidad.

google-chrome-tablet

Antes del iPad, cada compañía tenía una idea muy diferente de lo que una tablet era y podía hacer. Debido a estas diferencias en aproximación de concepto, algunas compañías tuvieron éxito y otras fracasaron.

Entre los primeros esfuerzos está el Microsoft Tablet Pc, del 2003. Este dispositivo corría una versión modificada de Windows que utilizaba un lápiz “Stylus” en remplazo del teclado y mouse. Se caracterizó por ser aparatoso, muy grueso, pesado y con una batería corta. Para completar, el precio de este dispositivo era de 2.000 dólares, mucho más caro que un notebook equivalente. Todo esto selló su fracaso comercial.

Bill Gates presenta Tablet PC

El gran problema es que estos dispositivos se fundamentaron en un sistema operativo de escritorio pensado para PCs, con métodos de entrada como el mouse. Para tener la misma precisión del cursor se requiere el Stylus, en vez de los dedos. Como el sistema operativo era de PC, el hardware se acomodó a esto, con los problemas que conllevaba para la duración de la batería.

Mientras, para Apple era claro que debían tomar un camino diferente. En vez de usar MacOS, se decantaron por iOS un sistema operativo para smartphones, que demostró ser una buena decisión. Las ventajas fueron su eficiencia en cuanto a gasto energético, interfaz multi táctil que no necesitaba el Stylus, y que corría en el hardware específico de Apple; lo cual garantizaba un dispositivo delgado, liviano y al mismo tiempo potente. Y por si esto fuera poco, era mucho más barato de producir que las tablet de sus competidores.

ipad-pro

Una vez se comprobó que el iPad era un producto exitoso, las compañías tecnológicas querían una parte del pastel. Así que al siguiente año, el mercado estaba inundado de tablets similares que funcionaban con el sistema operativo Android de Google. La mayoría corrían la versión 2.0 o 2.2 que aunque no era mala, estaba diseñada para smartphone y no se le hicieron adaptaciones para este nuevo ratio de pantalla. Esto generó confusión y frustración entre los clientes.

Esto dio como resultado unos dispositivos con funcionalidad pobre y bajo poder de desempeño. Esto demuestra que los fabricantes no entendieron que hizo al iPad un artículo tan deseado: una gran experiencia de uso generada por el software que la acompañaba. Aunque las apps del iPhone podían ser reescaladas para el iPad, Apple puso mucho empeño para que los desarrolladores redefinieran su software para este nuevo dispositivo. Incluso Apple rediseñó sus apps de fotos, música, calendario y YouTube, entre otras.

ecosistema-apple

Google entendió el problema, pero no tuvo tiempo para presentar la solución. Android 3.0 Honeycomb se diseñó pensando en las tablets, pero el daño ya estaba hecho; las empresas tenían en el mercado un producto inferior con un software impráctico.

» Te interesará: La última versión de iOS de Apple ha alcanzado el 50% de todos los iPhones

Esto se vio agravado por un problema que ha lastrado a Android siempre: la fragmentación. Esto se refiere a la cantidad de versiones del sistema operativo que conviven en el mercado. Es una tarea interminable adaptar las apps para el infinito número de combinaciones de hardware que llevan los dispositivos, especialmente tamaños de pantalla. Entonces surgía el problema del sistema operativo también.

El problema de las tablets Android

Como estos dispositivos no han tenido una gran base de usuarios, los desarrolladores no están motivados para crear versiones optimizadas de sus apps, lo que hace que no sean productos muy atractivos. Es un círculo vicioso. Esto sumado a que los usuarios de Apple tienden a gastar mucho más que en Android, desmotiva a los desarrolladores.

Infographic: The Tablet Boom Is Long Over | Statista
| Fuente: Statista

El gráfico muestra como el mercado de tablets Android está en caída libre desde 2011. De 55.7 millones de dispositivos en 2011 a 36.4 millones en 2018 con un decrecimiento de 9%.

La victoria de Apple

El gran secreto del éxito de Apple está en su rígido control. Controlan el hardware, el sistema operativo, las apps (a través de su App Store) lo que les permite disminuir las variables y generar una compatibilidad total entre hardware y software. Para la muestra está la selección de apps para el  iPad.

Otro punto es que aunque es cierto que la mayoría de personas tiene teléfonos Android en vez de iPhones; la gente que tiene el teléfono de Apple regularmente tiene iPads, iPods, Apple Watch y otros dispositivos de la compañía que corren el mismo sistema operativo, se conectan a la misma tienda y le generan grandes ganancias a la empresa de la manzana. Básicamente es por el gran ecosistema que ha creado.

Infographic: Apple Extends Its Lead in the Tablet Market | Statista
| Fuente: Statista

Como apreciamos en el gráfico, la ventaja de Apple con respecto a sus principales competidores es amplia; dominando el 27% del mercado.

El iPad es el dispositivo preferido por artistas y diseñadores. Esto gracias a la inclusión del Apple Pencil que ha permitido desarrollar la imaginación a través de un dispositivo más preciso que los dedos.

Es así como después de muchos intentos fallidos por una tablet con Android, Apple hizo lo imposible: crear el primer PC que pudimos sostener en las manos. Demostrando una vez más que lo importante está en la experiencia de uso.

Mauricio Hincapié Díaz
Un fanático de la tecnología que disfruta compartiendo opiniones y conocimientos.